Tiroteo entre policías de la Federal y de la Bonaerense

Rate this post

Los agentes de la Provincia se encontraban extorsionando a una mujer que vende droga cuando fueron sorprendidos por sus pares.

Un comisario de la Policía bonaerense murió en la noche de este viernes luego de tirotearse con efectivos de la Policía Federal en el partido bonaerense de Avellaneda. Además, otros dos agentes resultaron heridos y hay cuatro detenidos. 

El hecho ocurrió en la estación de servicio Shell en calle Madariaga y Acceso Sudeste, en cercanías de un supermercado y del ingreso al centro comercial Parque Avellaneda Shopping.

Allí, los efectivos de la Provincia -vestidos de civil- se encontraron con una mujer que, según fuentes de Seguridad de la Provincia, vendería droga. La habrían extorsionado para que les entregara una determinada suma de dinero en efectivo.

Antes de reunirse, la mujer, de origen dominicano, dio aviso a la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 4 Descentralizada de Avellaneda, perteneciente al Departamento Judicial Lomas de Zamora, a cargo de la fiscal Soledad Garibaldi, la cual dispuso la intervención de la División Antidrogas Urbanas de la Policía Federal, que a su vez montó un operativo en el lugar pactado para hacer el pago.

Con la llegada de los presuntos extorsionadores, los efectivos de la Federal procedieron a interceptarlos, lo que derivó en un enfrentamiento a tiros en el cual resultó abatido el comisario David Hernán Martin, de 43 años y que había sido ascendido a ese cargo en enero pasado en la DDI de Avellaneda. Su cómplice, identificado como capitán Eduardo Angel Franicevich de la DDI de Lanús, fue detenido con una importante suma de dinero.

Según informaron desde el Ministerio de Seguridad bonaerense, también fueron aprehendidos el subcomisario Luis Edgardo Otero (37), jefe del gabinete secuestro extorsivo de la misma DDI. y el oficial subayudante Silvio Ricardo Vergara (33), quién trabaja en la esa sección.

Ambos estaban en la estación de servicio y acompañaban a los otros dos policías, el comisario fallecido y el capitán detenido. Posteriormente detuvieron a otro policía, el oficial Eduardo Angel. Todos fueron separados de la fuerza.

En tanto, dos agentes de la PFA resultaron baleados y fueron trasladados de urgencia al Hospital Fiorito: uno de ellos quedó internado en grave estado con cuatro disparos (cuello, abdomen y dos en las extremidades), mientras que el otro recibió un tiro en una pierna.

El jefe de la Policía Federal, Néstor Roncaglia, detalló: “El jueves 28 de marzo a la tarde una mujer fue aprehendida por varias personas que decían ser policías. Le imputaban que ella era narcotraficante y le pedían pagar $200 mil para no iniciar una causa en su perjuicio. Ella accede a pagar $30 mil, lo que tenía hasta ese momento, y al día siguiente tenía que llevar $170 mil a la Shell donde fue el hecho. La mujer hizo la denuncia y la fiscal Garibaldi, de Avellaneda, nos requiere intervenir”.

Roncaglia contó que la mujer se desplazó a un bar y le entregó el paquete “con plata que estaba documentada por la división Drogas Peligrosas” al capitán Franicevich, quien fue detenido luego del intercambio. “Los policías de la Federal se habían distribuido de forma encubierta dentro de la estación de servicio”. En tanto, un comisario que pertenecía a la Bonaerense de Departamental Lanús y Avellaneda, “se subió a un auto de la fuerza policial, intentó embestir a uno de los agentes del operativo, fue perseguido y se produjo el tiroteo donde resultó muerto”.

Sobre los dos policías heridos de la Federal, Roncaglia contó que“el cabo De Carlo está vivo de casualidad”: tiene disparos en el cuello, abdomen y extremidades. En tanto, la fiscal Garibaldi relató en diálogo con TN que “en la denuncia figura algo relacionado con la venta de drogas“.

Los peritajes quedaron a cargo de miembros de la Gendarmería Nacional Argentina (GNA), que hasta las 10 de la mañana del sábado, más de 12 horas después del tiroteo, continuaron con sus tareas en el lugar, donde también permanecían tres policías detenidos.​

Desde Seguridad de la Provincia informaron también que luego del hecho, se inició una investigación interna en la Bonaerense y se realizó “un exhaustivo allanamiento” en la DDI Avellaneda-Lanús. Su titular, el comisario mayor José Hernández, fue desafectado.

“No encontramos droga, están los legajos de todas las personas, vehículos requisados… para la extorsión usaron dos vehículos Toyota que el Estado les dio para combatir el delito, justamente la venta de drogas”.

El vehículo secuestrado es un móvil policial Toyota Etios de color blanco, utilizado por el comisario fallecido y por el detenido Franicevich.

Fuente: CLARÍN

Relacionadas

Leave a Comment